TOMA EL CONTROL
5 (100%) 1 vote

A todos nos ha pasado un momento en que nos bloqueamos.

 

 Esta semana estuve bloqueada, completamente bloqueada y no me salía nada de lo que quería hacer, no me salían los dibujos, no se me venía a la cabeza ninguna idea, estaba completamente bloqueada. Sin embargo, sí tenía muchas cosas que hacer, trabajar, pagar deudas y seguir haciendo cosas sin parar en toda la semana. Llevo sin dibujar muchísimo tiempo, que para mí una semana sin dibujar es mucho tiempo. Es súper frustrante no poder hacerlo cuando en realidad todos los días lo necesito hacer, es parte de mi vida, pero siempre existe un constante ensayo y error, a veces el tiempo no nos alcanza para materializar nuestras ideas y querer hacer todo eso que en nuestra cabeza se vuelve una nube gris de muchos pensamientos, pero terminamos materializando solo uno.

     Foto: María Alejandra Vegas (2017)

“He querido escribir este blog porque me he dado cuenta que muchas personas me están apoyando y les gusta mi trabajo. Sin embargo, me cuesta estar 100% involucrada con todos ellos porque tengo mis días apretados. Hoy ya por fin he desbloqueado mi mente y ha sido como vaciar una piscina de agua y decir ya esta ¡vuelvo a ser yo!”

Sé que a muchos les pasa lo mismo y no soy la única con esa sensación de agobio y de sentir estar corriendo siempre contra el reloj. Pero, ¿en realidad merece la pena?. Creo que todos los creativos hemos tenido una crisis artística, pero pasajera, porque en el momento que agarras un lápiz y empiezas a dibujar, todo cambia. Todos tenemos bloqueos y todos nos encontramos en un lugar de no saber qué hacer, pero a lo mejor yo debería de empezar por desconectarme e intentar no hacer nada por 5 minutos y disfrutar ese momento, que seguro va a valer la pena.

Siempre tengo presente que para ser una buena artista no puedes parar de aprender. Tengo que aprender a escuchar y preguntar, pero sobre todo ¡muchas preguntas!, no me puedo mantener en mi zona de confort, tengo que admitir y entender mis errores, y hacer las cosas más simples y sobre todo, siempre estar calmada y sonreír.

Recuerda: ¡Si todo te sale mal, toma el control!

 

 

   Con amor y cariño…